Letras, sonidos y otras hierbas

Entradas etiquetadas como “Roberto Bolaño

Las putas asesinas, de Roberto Bolaño.

Putas asesinas

La portada, para que se vea más bonito

Cenizo… exacto, esa es la palabra: cenizo. Estuve buscando un adjetivo para Las Putas Asesinas (Roberto Bolaño, Anagrama, 2003) el libro de relatos del escritor ¿chileno? evocador de uno que otro de esos insomnios voluntarios que suelo disfrutar de vez en vez. Y que esta vez logró dejarme la sensación de haber comido tierra (que nunca la comí, ni de niño, así que estoy imaginando), un sabor a ceniza, mejor dicho o mejor descrito.

Lo interesante de brincar de uno a otro de estos relatos es el espectacular estilo irónico, juguetón y a veces hasta burlesco que tiene Bolaño. Gracias a la forma de narrar, hace digeribles esas historias desangeladas, esas pesadillas que dejan de serlo porque las cuenta un verdadero maestro del arte de las palabras.

Los relatos van del mejor al peor, igual es hasta conveniente ir del último al primero. Probablemente hasta se hayan equivocado en la imprenta, o no dudo ni tantito que el mismo Bolaño haya acomodado sus cuentos, uno tras otro con el orden que le haya dado el azar, o el desorden que le hayan dado sus mismísimos huevos.

El primero de los relatos que valen la pena es: El Ojo Silva, un cuento misterioso y oscuro, con una gran tensión; narrado magistralmente y que deja al lector con ganas de arrancar las hojas del  libro, como si así pudiese uno evitar que los otros lectores se enterasen del secreto que guarda. Un cuento soberbio. Lo sigue Gómez Palacio, un relato desolado como casi cualquier pueblo desolado de México, nada recomendable leerse si es verano, o si está haciendo mucho calor. Luego vienen las historias de B. (que bien podría ser Bolaño, Belano o algún otro B), historias que huelen a Bolaño, a un Bolaño viejo a un Bolaño que fuma mucho a un Bolaño dentro de un confesionario (últimos atardeceres en la tierra, Días de 1978 y Vagabundo en Francia y Bélgica).

Prefiguración de Lalo Cura es un cuento estremecedor, donde la maestría de Bolaño vuelve a hacerse presente para lograr pasear comodamente al lector entre un viejo y vilipendiado actor porno y el hijo de una actriz engañada y boba.

Putas asesinas es el cuento que le da el título al libro, y hablando de confesiones, debo decir que fue el que menos me divirtió; por lo que sospecho que el título del libro responde estrictamente a necesidades mercadológicas. El retorno es el ejemlo del carácter lúdico que la literatura Bolañesca suele tener, y si tengo que volver a confesar (lo siento, me educaron católico) el primer párrafo me arrancó una estrenduosa carcajada, que no le cayó del todo bien a quienes sentabasen a mi lado en ese viaje en taxi (los taxis en Tijuana, son transporte colectivo).

La joyita del libro es Buba, un cuento que habla de ese tema que es mi tema consentido, el futbol profesional. Pasando por los prejuicios y el cosmopolitanismo que se vive, al menos eso se imagina uno, en los vestuarios de los equipos de futbol europeo. Nos deja Bolaño con un relato muy bien jugado, donde el narrador logra dominar los noventa minutos que dura el partido.

Los últimos cuatro (El dentista, Fotos, Carnet de Baile y Encuentro con Enrique Lihn), son relatos divertidos donde encuentro un  hilo que los amarra a los cuatro en paquete, cierto dejo irónico y burlesco para el esnobismo que suele rondar y acompañar la Literatura a cualquier parte del mundo. Con un guiño a los recagantes nacionalismos literarios, pero a la vez con el debido respeto a la Historia y con el bagaje cultural y el conocimiento y la irreverencia que todo escritor debiese tener.

Es Putas Asesinas pues, uno de esos libros que bien valen la pena robarse o bajarse de internet, pues esa trinche Editorial Anagrama, por más alternativa y hipsteril que quiera mostrarse es para ricos*. Al menos, tiene precios para ricos. De lo que el imprescindible Roberto Bolaño, no  tiene culpa ni responsabilidad alguna.

LM

* Ese lloriqueo pueden ustedes no hacerle caso, es tan solo producto de mis pocas ganas de trabajar y la mala suerte que no me ha hecho sacarme la lotería.


Lecturas de la semana…

Las putas asesinas

Portada

 

Putas Asesinas, de Roberto Bolaño.

Barcelona, Ed. Anagrama, 2008

 

9788433968081

 

 

 

 

 

 

 

Harry Potter and the Deathlu Hallows

Cover

 

Harry Potter and the Deathly Hallows, J.K. Rowling

Arthur A. Levine Books, 2007

9780545010221