Letras, sonidos y otras hierbas

Entradas etiquetadas como “Andy Wachowski

Sense 8, una joyita en netflix

senseeight_tvposter_jposterLas expectativas para una serie de televisión dirigida por los hermanos Wachowski siempre serán altas. Sense 8, nueva serie de netflix cumple con todas ellas. Los hermanos Wachoswki lo hicieron de nuevo. Aquí me permitiré hacer una nota; no he visto Jupiter Ascending.

Sense 8 narra la historia de 8 extraños en diversas culturas y remotos lugares, que están conectados mentalmente entre si. Después de una trágica muerte, todos ellos comienzan a sufrir lo que ellos consideran alucinaciones, que no son otra cosa que la conexión que hay entre ellos,   y van forjando lazos emocionales y mentales que van fortaleciéndose conforme va avanzando la serie. Mientra esto se va sucediendo un hombre de nombre Jonas Miliki va apareciendo en sus vidas para ayudarles a sortear los problemas y entender las ventajas que esta conexión trae a sus vidas.

Conforme vamos conociendo a cada uno de los ocho personajes y sus vidas, la serie nos va permitiendo conocerlos y entender sus miedos y motivaciones para aceptarse y/o rechazarse a si mismos y su calidad de sensates (así se les llama en la serie a las peronas que tienen esta conexión con otras personas). Y es en esta parte donde está una de las principales virtudes de la serie, la gran humanidad con todo  y contradicciones y alejándose de clichés con que los muestran. Las escenas se suceden con un gran ritmo y se logra una gran armonía entre cada una de las ocho historias. Tal vez demasiada armonía, a mí me hubiese gustado más si cada uno de los personajes hablara en su idioma original. El contraste de lenguas hubiera podido ofrecer una diferente experiencia sonora.

La serie tiene un atrevido contenido sexual que transmite y adquiere un color erótico en ciertos pasajes.

En suma, le doy una alta recomendación a esta serie que puede ser un excelente amor de verano para aquellos que disfrutamos de experimentos visuales y narrativos que invitan a pensar. Ver series como esta no hacen otra que reafirmar mi idea de que la televisión no es tan mala como la pintan. La televisión no apendeja, lo pendejo ya lo trae uno.