Letras, sonidos y otras hierbas

Entradas etiquetadas como “Akkto

Blood Sugar Sex Magik

Blood Sugar Sex MagikHay rutinas que por más cíclicas y repetitivas que puedan ser, nunca se convierten en tedio. El Audio Smoking Session es una de ellas. Y ayer lunes, como tradicionalmente sucede cada lunes en Akktorama celebramos la versión catorce de nuestra discadas.

La propuesta llegó desde Chile y nos invitaron a escuchar Blood Sugar Sex Magik (1991) de Red Hot Chili Peppers. Aquel disco que convirtiose en puente del underground al mainstream para esta banda californiana de “Rock Funk”. Y que en ventas, calidad musical y situación temporal es esencial para la década de los noventas.

Blood Sugar Sex Magik fue producido por Rick Rubin, quién ha trabajado con bandas tan diferentes que van desde Slayer hasta Shakira. Quien parece sacarles este peculiar sonido, que les aseguro está en la memoria de todos los que vivimos nuestra adolescencia en la primera parte de los noventas.

Cuando RHCP grabó este disco, miembros de la banda pasaban momentos dificiles en su larga y singular lucha contra las drogas (cliché intencional e irónico). Que habían desembocado en la muerte de su anterior guitarrista Hillel Slovak. Por lo que su música también reflejo un cambio, en este caso para bien. Con una música llena de potentes riffs bastante cercanos al metal, un estilo de cantar de Anthony Kiedis bastante cercano al Rap, y letras con alto contenido sexual bastante cercano a lo vulgar (en el buen sentido de la palabra). Blood Sugar Sex Magik terminó siendo un shinypornorapidfunkrock salpicado de malas palabras, buena música y un chingo de sentimiento.

Las dinámicas Suck my kiss y Give it away marcan el estilo que domina a este largo disco. Que encuentra un sano equilibro en sus personalísimas y bien sentidas baladas I could have lie y Under the bridge.

Con un sonido que explora y nace de ambientes completamente diferentes para quienes escuchabamos ya a la banda, y para quienes componen la banda. Existió y seguirá existiendo este brillante disco para darle ese pequeño giro al funk y hacerlo más fuerte, más grueso y más a mi gusto.

Calificación del disco: 9

LM


Easy Star’s Lonely Hearts Dub Band

Easy All Stars Lonely Hearts Dub BandLa tradicional discada de cada lunes, ayer estuvo amenizada por los Easy All Stars, banda con alineación cambiante fundada por Michael Goldwasser, Eric Smith, Lem Oppenheimer & Remy Gerstein de los Easy Stars Records, disquera de Nueva York, que se han especializado en hacer versiones dub de discos clásicos . Luis Leal nos convidó del disco Easy Star’s Lonely Hearts Dub Band de la banda ya mencionada. Donde hacen su versión del Sargent Pepper’s Lonely Heart’s Club Band.

A todos, a hardcore fans de los Beatles, a amantes del dub y del reggae, a clochards, a pachecos de esos de nomas porque sí, a taxistas que escuchan música horrible, a personas que te amenazan con su automóvil tan solo por ser peatón, a los pendejos que cuelgan cuerpos de los puentes que ni siquiera saben cómo hacer para que no se caigan, a los que votaron contra la proposición 19 en California, a todos: les recomiendo escuchar este disco y de una sola sentada.

Sorprendentemente fiel al original, el disco nos muestra otra de las muchas maneras de escuchar al disco que probablemente sea el más importante de todos los tiempos, en la historia del rock.

Abriendo con el sonido del público, aunque esta vez aderezado con el sonido de una bonga en funcionamiento. Sargent Peppers Lonely Hearts Club Band nos muestra lo que será el resto del viaje, donde los Easy All Stars fungirán como Virgilio para llevarnos a dar una vuelta a conocer al Sargento Pimienta y la banda de los corazones solitarios.

Una de las cosas que más impresionan en este disco a quienes somos devotos del Sargent Peppers, es la sorprendente cercanía musical que hay entre ambos discos. Tal vez me estoy dejando llevar por la emoción, pero Easy All Stars a pesar de haber entregado grandes discos en sus versiones anteriores del Dark Side of the Moon de Pink Floyd, y el Ok Computer de Radiohead, esta vez quedaron más cerca (cerquísima) del disco original.

Lucy in the Sky with Diamonds, es otra de las piezas que sobresalen por esa mágica manera de llenar los espacios con sonido de estrellas (cuales quieran que sean esos sonidos).

A day in the life es otra de las joyitas que encontramos, pues para nada pierde su fuerza al ser versionada en dub. Incluso con las ligeras licencias que se permiten los Easy All Stars, al cambiar la letra de woke up fell out of bed, dragged a comb across my head a ran my fingers through my dreads. Cambios que  para nada le hacen perder esa fuerza.

Otra de las cosas que le dan ese toque de similitud entre un disco y otro. Es los cantantes y las voces con las que se ayudaron los Easy All Stars para la producción del disco. Pues creo que pasa por la voz, el puente que acerca a este discazo con su versión original.

No quisiera convertir estas líneas en una cascada de elogios al disco, pero no tengo otra cosa para comentar. Sobra decir que la calificación al disco fue un 10. Pero no sobra invitar a todos, a escuchar esta excelente pieza de reggae, donde les garantizo un viaje a los sesentas, y una llamada a su dealer. Y a escucharno el próximo lunes en la próxima discada del Audio Smoking Sessions Vol. 14

LM


Lock,Stock and two smoking barrels

Lock, Stock and two smoking barrelsAntes de hablar del disco, es importante hacer notar lo que debería ser obvio pero que en este caso es esencial, la simbiótica relación que hay entre la película y su banda sonora. Gran parte de la majestuosidad de Lock, Stock and two smoking barrels se debe a su banda sonora; el lazo que logra unir una rola con otra haciendo que la banda sonora pueda considerarse un producto aparte, es la película. Por lo que es de gran ayuda, ver la película para sacarle lo mejor al disco que ayer nos sirvió de pretexto, para el Audio Smoking Sessions Vol. 13 

Han pasado casi veinticuatros horas desde nuestra semanal discada de cada día de la luna, y el sabor de boca, sigue ahí… placentero, humeante y relajante. Gracias a los brebajes brindados por mi tocayo y a los recuerdos, sensaciones y sonidos que nos deja la banda sonora de Lock, Stock and two smoking barrels.

La aventura comienza con una rolita bastante roquera, de la banda inglesa Ocean Color Scene. Una energética rola, con un sonido de guitarra que nos trae a la mente la tradición roncarolera inglesa.

We grow copious amounts of ganja, yah? And you’re carrying a wasted girl and a bag of fertilizer. You don’t look like your average horti-fucking- culturalist!

Police and Thieves, esta conocidísima (no por esto mala) rola de Junior Murvin, después versionada por The Clash aumentándole la fama, es la segunda canción. La voz aquejumbrada del exwailer y el cadencioso reggae introducen otro de los ingredientes que hacen especial a la película y al soundtrack: Policías y ladrones.

Spooky de la cantante inglesa Dusty Springfield, también participe en la banda sonora de Pulp Fiction, es la tercer rola del disco. Sensual, como lo es todo lo adornado con la dulce voz de la Sra. Springfield. Es una canción que nos trae el elemento soul al disco, que será recurrente en lo que nos queda del mismo.

-Shotguns? What, like guns that fire shot?
-Oh, you must be the brains of the operation. Yes, guns that fire shot.

Drum and bass, pues también hay momentos de fiesta que necesitan ser ambientados, y para ello Guy Ritchie trajo a E-Z Rollers que con Walk this land, una pieza bailable y con arreglos bastante pachecos, para adornar una eufórica borrachera.

Oh come on, not now… you fuckin….

Otra de esas rolas famosas que dificílmente pueden entrar en la banda sonora de una película por el significado que ya tienen, pero que esta ocasión es una de esas sanas excepciones. Estoy hablando de I Wanna be you dog, por la banda The Stooges.

-Just get me a sample.

-No can do.
What’s that? Some place near Katmandu? Meet me halfway, mate.

Look, it’s all completely chicken soup.
It’s what?
It’s kosher. As Christmas.
The Jews don’t celebrate Christmas, Tom.

Si alguna vez te sientes traicionado, te tengo la canción perfecta. Why did you do it, de Stretch. Este cantante que fuera productor de muchos de los discos de 2PAC Shakur. Un bluesito quejumbroso, casi llorado como debe ser un buen blues.

-Ah shit, I’ve been shot.

-I don’t fucking believe this. Could every stop getting shot?

Oh Girl de Evil Supertars es la octava canción del disco y tal vez sea la única que no me gusta del mismo. Es algo de eso que llaman indie y tiene un martilleante sonido que puede hacer la canción más larga de lo que en realidad es.

Yeah, little bit of pain never hurt anybody. If you know what I mean. Also, I think knives are a good idea. Big, fuck-off shiny ones. Ones that look like they could skin a crocodile. Knives are good, because they don’t make any noise, and the less noise they make, the more likely we are to use them. Shit ‘em right up. Makes it look like we’re serious. Guns for show, knives for a pro.

La canción seleccionada para acompañar la escena más importante en la trama de la película, y el momento cumbre de la misma es Zorba the Greek, en la versión de los Gypsy Kings. Otra conocidísima canción con elementos técnicos de alta manufactura.

Me brinqué hace rato una canción de James Brown, para no repetir el tema. Pero este importantísimo artista del soul y del funk. Viene dos veces a esta banda sonor, con la canción The Boss y The Payback, que aparte de ser excelentes piezas musicales, cumplen su función de comparsa en la película a la perfección.

Para cerrar el disco, Guy Ritchie nos pone otra canción setentera de Pete Wingfield 18 with a bullet otra rola que logro treparse a las principales listas de popularidad de la época. Que es también, la canción que cierra la película.

Ser tan ecléctico le da mucha fuerza al disco, lo cual es obvio por tratarse de la banda sonora de una película. Pero tiene la peculiar virtud de meter canciones muy conocidas, que regularmente tienen ya un efecto y evocan sensaciones diferentes en las personas, en la película. Algo que escapa a mi entendimiento es la diferencia entre la versión inglesa y la norteamericana del mismo soundtrack . Que debe responder a una cuestión de mercado, pero es la diferencia es amplia, la versión europe cuenta con más música y más diálogos.

Es este un soundtrack complementado por una excelente película, que nos muestra la importancia que tiene la música en cualquier filme, que muchas de las veces, pasa desapercibida.

Es recomendable pues, ver la película y escuchar el disco, o ver el disco y escuchar la película.

It’s been emotional

LM