Letras, sonidos y otras hierbas

Archivo para julio, 2013

Vídeo

Propaganda

Propaganda es un documental norcoreano que fue entregado clandestinamente. El documental ha sido traducido y subtitulado al inglés.

Anuncios

Hipersensibilidad al racismo

Hipersensibilidad al racismo

Basta con escuchar a Tijuana un rato para darse cuenta que aquí es donde chocan personas y emanan extranos ruidos que deberíamos llamar cultura(s).

¿Cuántos de esos ruidos, que deberíamos llamar palabras, son reflejo natural de la cultura, que deberíamos llamar ideas? Me pregunto esto porque sinceramente, nunca me ha escandalizado el llamarle negro, a un negro, quesque debería llamarle… ¿cómo entonces?

Mi trabajo bien podría considerarse una muestra estadística de la ciudad Tijuana, somos 10, todos tijuanenses de los cuales solo tres nacimos Tijuana. Otros cuatro nacieron en EE.UU. y otros dos fueron traídos a Tijuana, obligatoria y aleatoriamente. Todos tijuanenses. We speak English most of the time, sometimes is even easier to communicate in English. Las palabras y la cultura no necesitan ni visa ni coyote para cruzar la frontera, y es undeniable que nuestro everyday vocabulary este llenándose de voces extranjeras que en algunos casos hasta traba la comunicación entre tijuanenses y no-tijuanenses (y no me refiero al grupo de rock).

Las palabras son el vestido de las ideas, que no se atreven a pasearse desnudas en el magín de los hombres (y de las mujeres pues, es solo un “decir”). Las palabras son libres, las palabras son viento, a las palabras se las lleva el viento, las palabras no se tocan, las palabras pueden golpear, a las palabras las maneja el que dice y las distorsiona el que oye.  La palabras no pueden estar sujetas a las leyes, mucho menos a la moral, o al menos.. no deberían. Empalabro tanto que empalago. Mejor volvamos a la pregunta ¿qué tan natural será la influencia de la cultura extranjera? o mejor y más mexicanamente dicho ¿de cuándo acá somos los tercermundistas hipersensibles al racismo? (vieron que rápido se cambia de ropa la idea).

Ya me acordé del porqué comenzaba a platicarles de mi trabajo! Retomaré la idea. Hablabamos de la pelea de box del próximo 14 de Septiembre, Floyd Mayweather contra Saúl “El Canelo” Alvárez. Mi patrón, mucho más adentrado en el mundo del pugilismo explicaba (le encanta explicar) que Floyd Mayweather (el negro) se mueve mucho y bien en el ring, que la clave de la pelea está en que Canelo pueda alcanzar a Mayweather. Para enfatizar su explicación utilizó el mexicanísimo símil “¿Alguna vez has correteado a una gallina?” Déjate de eso ¿alguna vez has correteado a un negro? -dije, utilizando el mexicanísimo humor.

La soledad de mi risa, y la estupefacta mirada de todos me hicieron darme cuenta, había soltado la N word. “Este guey”, “no mames”, “te vale madre” fueron los mexicanísimos comentarios de desaprobación que recibí. Después de darle otra mordida a mi tostada de salpicón, las palabras continuaron yendo y viniendo, hablamos de como todo el que no es de Tijuana es un pinche chilango, hablamos de como son los mexicanos los que tiran basura y viven del welfare en EE.UU., hablamos de como los profesionistas gringos son mejores que los mexicanos y de como es más seguro ir a los estadios en EE.UU.  Afortunadamente, ya no se me volvió a salir la palabra negro, para referirme a un negro.

Hipersensibilidad al racismo

Las enfermedades culturales de nuestros primermundistas vecinos se nos están contagiando, Hipersensibilidad al racismo, una de ellas. Es importante vacunarnos, preocuparnos más por las ideas, menos por las palabras. Las palabras… se las lleva el viento, y el pinche viento si no ha logrado hacerle nada a Juárez en tanto tiempo que podrá hacerle a las palabras como para que de repente, una simple palabreja nos caiga tan pesáo. Les dejo un mexicanísimo “no mamen”.

 

 

 

Y en nuestro beach, fue cuando solté the N word.