Letras, sonidos y otras hierbas

El futbol y el cesto de basura

Gabriel Orozco

Foto de Gabriel Orozco

“Según tú cada semana es el juego más importante del año”, reclama con justa razón mi mujer. “Esta vez es en serio” digo honestamente y por enésima vez en el año. La verdad es que soy un enfermo de futbol. Me encanta ver a once tipos trabajar en equipo, depender el uno del otro por noventa minutos, para lograr la meta que tienen en común: meter más goles que el rival en turno.

Cada que el tiempo me lo permite veo un partido aquí, otro allá. Pienso terminos futbolísticos “tirarla al corner” “estar en fuera de lugar”, “tener un penal”, “dejarla votando y en el área”, son recursos retóricos comunes en mi vocabulario, son palabras que se las debo al futbol. Así que obviamente el fin de semana que se juega un Real Madrid Vs. Barcelona, con justicia y cierta autoridad que me da haber visto tanto futbol, y el romanceterno que tengo con este, el más hermoso de los deportes,  puedo decir cada que se me antoje que tal o cual partido, sea el juego del año.

Clásicos, mundiales, finales y demás partidos importantes vienen casi siempre a restregarme en la cara que no todo es perfecto. Que no hay algo impermeable a la imperfección. Que todo, inclusive lo más hermoso, tiene algo deleznable. Hasta el hijo de dios cagaba, pues. Por más lindo que me parezca el futbol es el cesto de la basura donde muchos vienen a vomitar sus complejos. Esnobismo, nacionalismo, racismo y otros, muchos, olores así de asquerosos impregnan todo partido de futbol importante.

No estuve en el estadio, obviamente y desafortunadamente, pero me basta escuchar el esnobismo del comentarista deportivo mexicano que embarra de inmerecidos adornos las imagenes televisivas, para oler la mierda. Me basta con leer el antiespañolismo en internet, para asquearme del complejo de inferioridad que sufrimos en Latinoamérica. Me basta con ver los mensajes xenófobos de los catalanes para aumentar mi náusea. Me basta con soportar el nacionalismo chileno de aquellos que celebran el gol de su compatriota, para repugnar el mal estado de la sociedad. Me basta con la suciedad de mercenarios que se toman el futbol como si tan solo fuera un juego.

Pero no importa futbol, siempre voy a espantarte las moscas, aguantarme la hediondez de aquellos que te cagan encima, y siempre, pero siempre… te querré. La razón,  es muy sencilla, con todo y la inmundicia que te hemos puesto, eres el más hermoso de los deportes y cada fin de semana, nos regalas el partido más importante del año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s