Letras, sonidos y otras hierbas

La foto que ahora sirve de nada, o de casi nada; que no es lo mismo, pero es igual.

Desde el naciente estío de 2011, en un país donde pasa nada y en cuyas calles lo único que manda es la violencia. Se busca desesperada e infructuosamente la paz (¿qué es eso?), con encuentros, diálogos, fotografías, caravanas, poetactivistas, políticos de traje y corbatas y demás nimiedades que sirven para poco menos que nada.

Javier Sicilia y Felipe Calderón

La foto que da el título a este post

En todo este sinsentido y por una de las tantas lamentables desgracias que suelen adornar los periódicos de nuestro país. Ha surgido una figura que pretende situarse como el paladín de la justicia, y que está ahora  en pleno proceso de beatificación por parte de la izquierda no-oficial (considerando al perderé como la izquierda oficial) mexicana, que a muchos nos recuerda la aparición mediática del sub comediante Marcos (qué tiempos aquellos) y que ayer logró su máximo logro, un encuentro con el presidente de México  (todo este tiempo estuve hablando de México) Don Felipe Calderón Hinojosa, hablo del poeta (expoeta mejor dicho) Javier Sicilia.

El de ayer fue un encuentro público donde el activista y el presidente, representando a sus respectivos equipos, tuvieron la oportunidad de compartir sus ideas, defender sus pensares, intercambiar rosarios y tomarse la foto que da el título a este post. Una foto que sirve para lo mismo que sirve este blog, para que el que lo escribe tenga más followers en twitter.

El movimiento Sicilia reclamó eso que ya sabíamos iba a reclamar: justicia, paz, sacar al ejército de las calles y otros clichés que hicieron aburrido al encuentro, y también aprovecharon para invitar al presidente en su caravana ahora al sur. Esas burdas y ridículas peticiones que lleva el movimiento  siciliano (jajajajaja) haciendo en las semanas recientes. Por su parte, la presidencia ignoró eso que ya sabíamos iba a ignorar y defendió su guerra, que ya sabíamos iba a defender y ambas partes concluyeron volver a verse en tres meses, para chacotear otro rato y perder más tiempo. Lo que nosotros podemos concluir, es que en tres meses, volverá a pasar exactamente lo mismo.

Escribo esto, con la honesta intención de buscarle lo positivo o lo propositivo a este encuentro. Y sigo en lo mismo, sirve esto de poco menos que nada. Espero al menos, esto sirva para mostrarnos a la sociedad que el diálogo al que se llega con la intención de defender una postura, sirve de nada. Ojalá y entendamos, que esto de las marchas, caravanas y estar lamentando la más de 40,000 muertes detrás de las pantallas de nuestras computadoras, sirve tampoco de nada. Si de verdad estamos hasta la madre, ¿qué chingados sigue?

LM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s