Letras, sonidos y otras hierbas

¿Te veré en el desayuno? de Guillermo Fadanelli

-¿Cuánto traes? – preguntó.
-Sólo doscientos pesos -dijo él, apenado-; es todo lo que tengo-.
Y ella:
-No te preocupes, eso es todo lo que valgo. Estás de suerte, ¿qué signo eres?…

¿Te veré en el desayuno?Tan pronto terminé de leer ¿Te veré en el desayuno? de Guillermo Fadanelli y corrí a escribir esto, no quería perder en los vericuetos de la memoria este aftertaste que deja el libro, saborcito a  viejo,  sabor bastante conocido y a su vez, irreconocible o irreconciliable tal vez.

Novela reeditada recientemente por Almadía, dos mil nueve para acercarnos más a lo exacto.  Tiene esa peculiaridad de la buena literatura, la atemporalidad. Pues las situaciones pueden adaptarse a diferentes décadas, ya sean los noventas donde fue escrita y pensada por Fadanelli (aquí me aventure a suponer, pero al menos publicada en los noventas, eso sí me consta), o mediados de la presente década, cuando fue adapatada al cine por Rodrigo Pizá, o en esta naciente década (MMX) cuando fue leída por su servidor.

Prosaica la prosa de Guillermo Fadanelli,  que con palabras digeribles y solo con los adornos necesarios. Nos lleva de la mano, sin dejarnos apartar la vista del libro, a observar con cierta lástima la interrupción en la rutina de personajes corrientes y cómunes; que buscan eso que no saben qué es, pero deben buscar.

Los personajes se mueven (lentamente, pero se mueven) en dos tramas gemelas, que desde temprano podemos darnos cuenta deberán coincidir. Pero que logra mantenernos atentos y haciéndonos la pregunta: ¿qué demonios pueden hacer estos pobres diablos? (la paradoja es completamente intencional).

Las virtudes narrativas de Fadanelli se manifiestan a lo largo de las cortas 178 páginas que contiene el libro.  Por lo que ¿Te veré en el desayuno? es una altamente recomendable novela, que bien puede leerse en incómodas posturas, incómoda situación, en el metro, en el taxi o en cualquier lugar no destinado para leer. Su invitación a preguntas necesarias, y su fácil estructura la hacen una de esas perlitas literarias que adornan las estanterías de esas ya no frecuentadas librerías.

LM


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s